Los huertos

No sé qué pasa, pero desde el 15-M a todo el mundo le ha dado por los huertos autogestionados. Es la bandera del nuevo anticapitalismo de barrio, puesto que es lo primero que se plantea montar cuando se comienza una organización local. Imagino que, como muchas otras cosas, es un símbolo, puesto que no tendría sentido que la gente aún pensase que esos huertos proporcionan algo realmente útil para la economía familiar de quienes los trabajan. Principalmente, aparte de un par de hortalizas en algún momento, no dan para mucho más, seamos sinceros. Quizá la idea es darle todo el resultado a alguna persona o familia que esté en situación de pobreza, pero ¿realmente ayuda?

Pues personalmente creo que es una forma ineficiente y absurda de invertir el dinero. Entre el abono, los materiales y el trabajo invertido por todos, más valía darle ese dinero directamente a esa familia para que lo invirtiese en comida o en lo que necesitase; o dedicar ese esfuerzo en mejorar las instalaciones del barrio, arreglar o montar unas canchas de deportes, o algo así. Se me ocurre, vamos. Mejor que llevarles medio kilo de patatas, tres zanahorias y unas hortalizas variadas. Que si no es un gazpacho descompensado, no se me ocurre qué más se puede hacer.

Si leemos las webs de algunos de estos colectivos, plantean como objetivos la mayor concienciación sobre sostenibilidad que ha surgido entre la población, el aprovechamiento de zonas abandonadas e infrautilizadas y, aunque no de manera explícita, la cohesión vecinal y social. La participación en actividades comunes. Sin embargo, sigo pensando que sería mejor la utilización de esos lugares para otras actividades que realmente diesen frutos más tangibles. La idea no es mala, involucrar a la gente del barrio en la mejora del espacio compartido y de la colaboración. Sin embargo, el problema surge en el momento en que la producción de estos huertos es paupérrima. No dejan de ser huertos amateur, como quien dice, así como el hecho de que ni son intensivos ni tienen gran espacio para explotar. Al final, esas zonas tampoco son realmente útiles para los participantes.

De hecho, me imagino que ocurrirá que al final solo unos pocos terminarán haciendo la mayor parte del trabajo. No en vano, salvo quien realmente le coja afición, dedicar horas y esfuerzo en una actividad que no da beneficios (o prácticamente no los da) termina desincentivando. También creo que puede crear conflictos: ¿quién se queda qué? ¿Cómo se reparte la cosecha? Y una vez repartida, mucha gente pensará que todas esas tardes que ha dedicado esfuerzo no salen rentables, que mejor dedicarlas a estudiar, hacer deporte o simplemente compartir otras actividades de ocio con amigos. Porque un huerto no es algo que uno pueda decidir aplazar cuando no apetece… al menos, si no queremos que se mueran las plantas.

Por tanto, creo que como actividad de sostenibilidad no es útil puesto que no sostiene nada y cada hortaliza sale mucho más cara que una convencional, así como los recursos invertidos (desplazarse a comprar 10 kilos de abono, el agua para el riego, productos para el cuidado de las plantas, diferentes materiales comprados al por menor para vallas, sujetar tallos, macetas…); como actividad de cohesión de grupo puede serlo, pero no será fácil mantenerlo en el tiempo, puesto que la gente no verá muy recompensado su esfuerzo. Quizá pueda servir como taller educacional para los escolares, como se plantea en alguno de ellos, gestionado por el colegio. Pero si no es así y son gestionados por otras asociaciones que organizan alguna visita de colegios durante el año ¿qué enseña realmente un huerto de barrio que no enseñe una granja-escuela? No veo mucha utilidad ahí tampoco, puesto que ni siquiera enseña como se producen los alimentos en realidad o como se vive siendo agricultor. Algo seguro que aprenden, pero no creo que sea una actividad que dé tantos beneficios.

En conclusión, me parecen inútiles en gran medida y un brindis al sol en forma de pseudoecologismo urbano. No solucionan problemas y de hecho, lo que producen es tan ineficiente que es justo lo contrario: anti-ecológico. Respecto a la cohesión de barrio y a mejorar un poco el entorno y las zonas abandonadas, creo que sería mucho más interesante la creación de zonas de deportes, o directamente parques comunales, circuitos de bicicross, skating o similares. Los vecinos colaborarían en su construcción y cuidado, y podrían disfrutar de su uso de forma continua. Eso sí que ayuda a cuidar las zonas comunes, el haber dedicado tiempo y esfuerzo en ello. Pero el huerto de ciudad es, creo yo, un símbolo. Político y personal. Político debido a la idea de autogestión de los espacios públicos (ya digo, no siempre funciona) y al hecho de sentirse independiente del ayuntamiento, siendo los vecinos los que deciden qué hacer. Relacionado con la idea tan extendida de que lo mejor es la agricultura local, de cercanía, asumiendo que va a ser de mejor calidad y no va a impactar tanto en el medio ambiente debido a su transporte. Ambas no son categóricamente ciertas, entre otras cosas, porque con esos huertos no se alimenta ni una familia durante un mes. No son productivos, por lo que los recursos invertidos se desaprovechan comparados con la agricultura tradicional, y además, la calidad no va a ser mejor que la del supermercado, salvo que haya algún profesional de verdad involucrado. Y a ese quien le paga el sueldo, porque la agricultura de calidad no es un hobby, es un trabajo de dedicación.

No sé cómo evolucionará el tema de los huertos. Creo que han surgido muchos, pero me temo que terminarán en manos de los pocos que se involucren de verdad y a quienes les guste, como para trabajar en ellos por unos kilos de hortalizas muy caras. Eso, aunque no se dice, es utilización ineficiente y no comunal de los espacios públicos. Justo lo contrario de lo que en principio se pretendía. Al menos, siendo un descampado, los niños podían entrar con las bicis o a pie y hacer lo que hacen los niños: el cafre.

Anuncios
Los huertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s