Titulitis, pasión y universidad

Retomando la entrada del otro día, encontré este texto al respecto.

Dice aquí que “No es necesario que dejes de hacer lo que haces, pero empieza por trabajar en aquello que te apasiona poco a poco, para darte cuenta en un tiempo que podrás dedicarte a ello.” Pero no estoy de acuerdo. Es un error común pensar que la pasión que tenemos hoy será la misma pasión que tendremos dentro de 10 años. No es cierto.

Como decía Steve Jobs, los puntos se conectan hacia atrás, no hacia delante. En cada momento está bien tener pasiones y seguirlas, dentro de lo posible. Pero también hay que ser consciente de que esas pasiones pueden cambiar: por nuestras experiencias vitales, podemos descubrir otra cosa que nos apasione más, o sentirnos decepcionados al descubrir que eso que pensábamos apasionante, no lo era tanto.

Y este es un error fundamental que se comete: meterse en 5 años de carrera porque en el momento, pensamos que es nuestra pasión. Luego, resulta que no nos gustaba tanto, solo que no conocíamos suficiente.

Por otro lado, volviendo al tema de la universidad. ¿Es necesaria hoy en día? Con los cursos online de universidades de todo el mundo (cursos de alto nivel), el acceso a la información y la capacidad de construir casi cualquier cosa con un ordenador y componentes relativamente baratos (al menos, a nivel tecnológico), ¿qué valores aporta la universidad presencial? Si no podemos asegurar que solo los mejores de cada sector están enseñando y que, además, son los mejores docentes, ¿qué diferencia marca? Quizá es solo cuestión de disciplina… Porque la universidad hoy en día es más una entidad certificadora que un lugar donde aprender nada. Un negocio que ofrece un certificado que acredita un conocimiento, en principio, pero que no aporta realmente la certeza de que el poseedor tenga ese conocimiento. No hay más que ver la baja calidad de los máster hoy en día. Los máster que eran algo caro pero muy valioso, ahora es casi una obligación para competir en igualdad de condiciones, puesto que todo el mundo parece tener uno. Y respecto a su calidad, solo decir que es decepcionante en general.

En EEUU surgen muchas voces contrarias a la universidad como un gasto de tiempo y, sobre todo, dinero que supone una carga enorme para el desarrollo posterior de la vida laboral. Claro que allí supone asumir préstamos que han de pagarse, y no todas las carreras van a ser rentables. Sin embargo, no olvidemos que la universidad no es gratis, y no solo por las tasas y pagos (que son ridículos en comparación con EEUU), sino por todo el dinero estatal que las financia (que sale de los impuestos). Por tanto, es momento de replantearse la universidad y hacer de ello algo realmente adaptado a los tiempos y útil para el individuo y la sociedad. ¿Pero cómo?

Anuncios
Titulitis, pasión y universidad

Un comentario en “Titulitis, pasión y universidad

  1. Estoy en parte de acuerdo contigo y también en desacuerdo. Estoy de acuerdo en que la pasión puede cambiar, pero me parece importante resaltar que para descubrir lo que te gusta y tu pasión, primero tienes que descubrir lo que no te gusta, y eso implica esfuerzo y trabajo (dos palabras que no están muy bien valoradas).
    Al final puedo resumirlo en marca un destino y construye un rumbo, con el tiempo el rumbo cambiará, y te darás cuenta que el destino también.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s