La envidia española y los medios

Tenía este artículo en pendientes, pero las circunstancias han impedido que pudiese sacarlo a tiempo. Como aún así, sigue siendo relevante, aquí va.

Pues sí. Hemos llegado a un punto en que la estulticia se ha apoderado de los medios. La corrección política ha creado un monstruo compuesto por gente que, en lugar de pensar y razonar, se arrima al ascua de lo socialmente aceptado. Hasta el punto de que la verdad o la realidad no tiene importancia, sino solo el sentimiento de “lo correcto”. Al final, todo acaba en una lucha por desmarcarse como el más correcto, el más bondadoso, aunque eso signifique decir estupideces sin sentido. Lo que llaman virtue-signaling.

Pero la realidad, como la vida que decían en Jurasic Park, siempre se abre camino. Y escuece en aquellos que se creían alzados en el altar de la fama, de la corrección y del éxito. Toda esta parrafada viene a cuento de este genial artículo en El Confidencial. Genial porque incurre en las faltas que equivocadamente, y probablemente por inquina o envidia, atribuye a varios escritores y académicos españoles. Trata de desbaratar la fama de escritores como Arturo Pérez-Reverte, también Javier Marías y algún otro, pero se centra en el primero. El punto aparentemente principal de este texto que destila emoción (de la negativa, claro, como del que envidia al que ni sabe de su existencia) es que estos señores, novelistas y académicos, critican y opinan sobre los males de España (y del mundo, tal vez) sin aportar soluciones y sin ser, atiende, expertos en los campos que comentan. Y ¿cómo lo hace? Pues criticando sin aportar soluciones ni ser experto en los campos que comenta.

Pero no entremos a ello demasiado porque con leer los comentarios, hay ya argumentos suficientes que desmontan el artículo-rabieta de este ¿escritor?¿periodista? Quién sabe. Lo que me da por pensar es a qué punto de absurdo hemos llegado. Los políticos están alejados del pueblo (casi siempre lo han estado) y se dice mucho. Lo que no se dice es lo lejos que se encuentran los medios del pueblo, de la realidad. Mirad los periódicos online como éste, eldiario.es, 20minutos… Hace unos años, parecían representar algo el sentir de la gente, la forma de pensar, y tuvieron su empujón. Pero lo cierto es que han ido degenerando hasta la insensatez, la defensa de lo absurdo y de lo políticamente correcto de la forma más irreal. Imagino que vieron filón en lo de vender un mundo de piruleta donde todo es bonito y son los malos los que hacen que el mundo no sea una aldea global de paz y hippies compartiendo sus cosas. Y han perdido el control.

¿Por qué digo esto? Porque solo hay que mirar los comentarios. Las respuestas. En algunos medios más endogámicos, o de creyentes más fanáticos, se nota menos. Pero hoy en día (y esto pasa desde hace al menos dos años), los comentarios no solo rebaten el artículo, sino que argumentan mejor y ridiculizan (con razones) al articulista. Y la respuesta tanto de los medios como de la fauna seguidora es “dios, que país lleno de gentuza”. Porque claro, ellos son los únicos y verdaderos creyentes, poseedores de la verdad. Los que llevan la razón. ¿Sabéis lo que dicen que si en un grupo no encuentras al tonto, es porque el tonto eres tu? Pues eso. Aún creen que son todos los demás los que van en dirección contraria, que ellos van por su carril.

Y por eso parece que el mundo se va a la mierda: porque cualquiera que no comulga con sus dogmas es o racista, o machista, o fascista o cualquier -ista que venga a cuento (o no). Tienen el altavoz y pretenden asustar y usar tácticas propias de SJW: intentan avergonzar o humillar públicamente a quienes ponen objeciones a sus ideas. Pero cada vez hay más gente que se da cuenta que solo tienen poder, si uno se deja influenciar. Pero de tanto decir “que viene el lobo” sin ser verdad, al final nadie les creerá.

Anuncios
La envidia española y los medios

DeGea y las sentencias del populacho

La justicia se fundamenta en la presunción de inocencia. Esto es, se es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Principalmente, porque es casi imposible demostrar que uno no hizo algo, salvo que se tenga una buena coartada. Por poner un ejemplo, es imposible demostrar que en una fiesta hace un año, uno no tomó drogas. Por eso ha de ser el acusador el que aporte las pruebas que demuestran que así fue. Sin embargo, esto es sobre el papel. Nuestro animal tribal, realiza juicios públicos y la culpabilidad se basa no tanto en si hubo delito, sino en si el acusado genera envidias o rencores, en si su modo de vida (aunque legal y legítimo) genera desprecio en ciertos sectores influyentes en la sociedad.

Y los futbolistas generan precisamente eso. Muchos, en sus trabajos diarios con sueldos normales, piensan que es injusto que un tipo gane millonadas por pegar patadas a un balón, como se suele decir, mientras ellos llegan justitos a fin de mes currando en un cubículo. La vida no es justa. Lo que pasa es que en cuanto surge la oportunidad, en cuanto surge la sombra de duda sobre la conducta de uno de estos famosos, la población ve la oportunidad de condenar al envidiado, aprovechando ese hueco. Quizá sea que les hace sentir mejor.

Con el caso Torbe están saliendo a la luz muchas acusaciones que habrá que ver cuántas acaban en condena. El problema es que la sociedad ya ha emitido juicio y no basado en pruebas, sino en sentimientos y envidias. Como ejemplo, esta pieza de opinión que es un ejemplo claro de condena de populacho. Y como viene siendo habitual en los medios escritos, los comentarios suelen ser más sensatos que el mismo artículo. Pero veamos algunas joyas de las escritas aquí:

Resultaba desmoralizador tener que explicar lo que en principio parece evidente: que un periódico no es la Policía y que lo reprobable no es lo mismo que lo ilegal

Es gracioso. El periodista argumenta que como el periódico no es la policía, no tiene sentido contestar las acusaciones con el argumento de que no ha hecho nada ilegal, porque el problema es que ha hecho cosas reprobables. Así que el periódico no es la policía, pero sí es la guía moral de la sociedad. Supongo que el periodista considera que tiene autoridad moral para reprobar moralmente a un adulto que haga cosas que a él le parecen mal, aunque sean legales. ¡Faltaría más! La próxima vez que tengáis dudas sobre lo que vais a hacer, escribidle a este señor para que os diga si es reprobable o no, que él sabe.

Obviamente, todo esto es absurdo y mi opinión es que se basa en una envidia malsana que tiene este chico de los futbolistas como De Gea. También tendrá que ver seguramente el virtue signaling, puesto que en la sociedad actual, acordar servicios sexuales con otras personas adultas en situación de igualdad, es algo no solo tabú, sino altamente reprobable (y donde es el hombre el culpable y casi nunca se habla de que la mujer participa de forma voluntaria, cosa de narrativas).

Lo gracioso es que todo el artículo gira en torno a lo reprobable que le parece al autor el tema de la prostitución, pero lo envuelve en el manto de “dejar de lado el tema de la prostitución“. El problema que ve es que contrató los servicios a través de Torbe que está siendo investigado. El argumento es que debería haber buscado otras agencias más legales, puesto que tenía medios y contactos (eso asume el amigo). Es decir, que echa en cara a De Gea que no hubiese investigado a fondo a Torbe antes… o algo así. Supongo que cree el autor que hay agencias con oficinas en Castellana, folletos de información y cláusulas de seguro de accidentes ofreciendo estos servicios y le parece mal que fuese a comprar al mercadillo de la esquina.

pero es evidente que el portero tenía a su disposición infinidad de agencias que ofrecen esos servicios de manera mucho más digna y segura para las trabajadoras sexuales

La duda que me surge de esta frase es: ¿cómo lo sabe? Primero, como sabe que existen esas agencias de esa manera. Como digo, estoy seguro que se moverá todo por contactos y los que quieran esos servicios han de llamar a su contacto. A partir de ahí, todo es una caja negra de la que no conocen qué pasa. Es lo que ocurre cuando la situación es alegal, por decirlo así. Hay que disimular impuestos, o evadirlos, blanquear el dinero… la prostitución en sí aún no es ilegal, pero al no ser tampoco legal, no se puede tratar como si fuese una agencia de viajes. Y después, ¿como sabe que tenía a su disposición infinidad de agencias mejores? Quizá debería llamar a De Gea para pasarle algunos números.

De Gea pagó por chicas a un tipo que está en prisión acusado de trata de mujeres y delitos contra menores

Sí. Y los vecinos de asesinos violentos siempre dicen que “era muy buena persona, siempre saludaba“. Deberían ser juzgados también por invitarle a café, pudiendo haber invitado a infinidad de gentes decentes a su disposición, supongo. Salvo que el periodista crea que han de tener dotes de adivinación y saber que será acusado. Por otro lado, vemos como de “acusado” pasamos de forma inadvertida a “culpable”.

Llegados a este punto, lo mínimo que se le podía pedir a un hombre que está representando a España en una competición internacional es que diera su versión. Que explicase por qué trataba esos asuntos con Torbe, que se disculpase, que asumiera que cometió un error de juventud y que asegurase que no era consciente de que las chicas estuvieran forzadas

¿Lo ven? Error de juventud. Y que de explicaciones. Lo que se olvida aquí es que es un jugador de fútbol, no el pastor de una iglesia. Si alguien mira a estos hombres como ejemplo y guía moral, es su problema. Aunque personalmente creo que es más pura envidia de una forma de vida. Si algo sabemos hoy sobre los luchadores de la justicia social es que las disculpas no sirven de nada, solo es más combustible para esta gente. Mostrar una grieta por la que pueden meterse para destruir aquello que envidian o desprecian, simplemente porque así les parece. Seguro que los abogados de De Gea, con buen criterio y conociendo la afición del populacho por los linchamientos públicos, le hayan recomendado no responder ninguna pregunta. Y eso a estos SJW les jode enormemente, porque no tienen debilidades aparentes que atacar. Sus técnicas se basan en la humillación y la vergüenza, pero solo si la victima muestra esas debilidades. Si no, patalean y pretenden mostrar equidad para ver si cuela. Habría que ver lo que escribe este palomo si De Gea capitula y da “explicaciones”.

También parece el típico fan loco que cree que su ídolo ha de tratarle con deferencia, de forma personal y que le deben algo. “No ha dado explicaciones, horror” porque cree que él tiene derecho a saber, solo porque es seguidor del jugador. Así, con dos cojones y el narcisismo propio de un niño.

Y así llegamos al final del artículo donde la conclusión que uno saca es que De Gea ha hecho algo malo. No importa que legalmente, por el momento, no haya sido así. Porque ha roto el tabú social y eso no pueden permitirlo. La prostitución se plantea dese esa narrativa como una explotación de mujeres en situación de indefensión y durante muchos años, se ha presentado al cliente como un ser inmoral que se aprovecha de esa debilidad. A nadie sorprende que sea cierto en muchos casos, hay infinidad de mafias que trafican con mujeres. Lo sabemos. El problema es que en esa narrativa inflexible, no encaja la realidad de que hay mujeres que, de forma libre y por motivos que les conciernen a ellas, deciden tomar ese camino de forma voluntaria, ganando un dineral que ya querrían muchos y que no son explotadas. Y como no encaja en la narrativa, lo mejor es negar la mayor y plantear que, aunque sea legal, es inmoral y han de ser culpables aquellos que usan esos servicios.

Aparte de que la presunción de inocencia es un concepto teórico muy bonito. Pero teórico en muchos casos.

 

DeGea y las sentencias del populacho