La Neolengua de Carmena

La realidad se acerca a la ficción. Por si alguien tenía dudas sobre la obsesión de la izquierda de controlar el pensamiento y alterar la percepción de la realidad, Carmena ha demostrado lo que hay detrás. Su guía para periodistas acerca de la prostitución es un manual para alterar esa realidad, imponer una narrativa que no se corresponde con la realidad, dejando fuera las partes de la misma que no conviene al discurso feminista-marxista.

Parece que se han cansado de que haya gente, colectivos y asociaciones que muestran constantemente que el de la prostitución es un problema muchísimo más complejo y con muchos más actores que el proxeneta tratador de blancas y la mujer víctima explotada. Con los géneros tal cuál, por el patriarcado, no porque hayan diferencias entre sexos biológicamente. ¿Mujeres que ejercen la prostitución voluntariamente? Rompen la narrativa, así que hay que invisibilizarlas. ¿Clientes que más que sexo buscan compañía? Perdedores que merecen ser deshumanizados. ¿Prostitución de alto nivel donde la prostituta elige, no ya el modo de vida, sino su clientela? Serán ricos que, como sabemos, son los malos.

Esa tendencia a simplificar los problemas reales tiene dos consecuencias: primera, que no solo no soluciona ningún problema, sino que generalmente lo empeora. Negando la realidad de una prostitución voluntaria, consensuada y entre adultos, impide que entre en la protección de la legislación, que salga del mundo sumergido, y convierte a sus actores en presas fáciles para las mafias y los delincuentes. Segunda consecuencia: establece la narrativa ideológica deseada. No importa que provoque que las víctimas reales de ese mundo de la prostitución terminen siendo más víctimas, no importa que los que no eran víctimas terminen siendolo por la desprotección a la que se les avoca. No se trata de ayudar y proteger realmente a las mujeres víctimas de la explotación sexual. Se trata de imponer la ideología de género que defienden, a pesar de todos y contra la realidad misma.

Esta es la nueva política. La realidad no importa y entender los problemas es irrelevante. La historia, la cultura y la realidad son una molestia que hay que tergiversar. Se trata de imponer una ideología y unas creencias. Si alguien se queda fuera, si alguien no encaja en la narrativa de víctima-opresor (puesto que es la única narrativa de la izquierda desde su origen), peor para ellos. No se engañen, que a estos salvadores no les importan las víctimas reales, no les importan las mujeres, no les importan los que sufren. Únicamente las víctimas que reafirman sus creencias, las mujeres que encajan en sus feminismos modernos, los que sufren y sirven para promover su programa político, social y de pensamiento único. Por eso lo que una persona hace puede ser deplorable y asqueroso, pero si lo hace otra que es de su manada, ya no es un problema ni noticia. Como ya dijimos varias veces (y no somos los únicos) el fascismo nació y tiene su semilla en el socialismo.

La Neolengua de Carmena

No eres espanol porque no has votado a los buenos

Este texto y muchos similares corrieron por las redes poco después de las segundas elecciones:

NO. Tú no eres Español por mucho que lo cantes. Tú no eres español por ponerte la bandera de España a modo de capa. Tú no eres español por pintarte la cara. Y no lo eres porque te parece una buena idea que los autónomos de tu país tengan que pagar 300€ al mes, tengan ingresos o no. No eres Español porque te parece bien que algunos de los estudiantes de tu país den clase en barracones, sin calefacción, y cuando salen a la calle a contarlo la policía les caliente la cara. Tú no eres español. Y no lo eres porque si lo fueras verías a los demás españoles como tu gente, y un ser humano con una psique sana no quiere la desgracia para las personas que considera su gente. No eres español porque te parece bien un gobierno de un 21% de IVA en cultura, no lo eres porque estás de acuerdo con los aforamientos de políticos que han robado el dinero del trabajo de millones de personas. No eres español si no te duele ver salir de tu país por necesidad a los mejores y más preparados españoles. Tú no eres español, y si… SI SE PUEDE… ser… pero tú no lo eres.
Me siento triste por leer mensajes tristes de mis amigos que si son españoles. Y lo son porque se mantienen en trabajos locos sin futuro en este país, en la cuerda floja, pero confiando en que ofrecen algo necesario a la gente. Lo son porque levantan el cierre de un local con la esperanza de tener una vida mejor, fichan cada día en su curro o andan reinventándose. No importa si son maestros de escuela, boxeadores, empresarios o artistas, lo importante es que quieren estar aquí, y tú con tu capa y tu cara pintada has votado a los que se lo están poniendo difícil. Tú no eres español si has votado al mismo gobierno que robaba dinero mientras cerraba un hospital con la excusa del no hay presupuesto. Lo siento pero tu disfraz no me engaña, tú solo has pensado en que tus políticos sigan bebiendo nuestra sangre, no sé bien por qué… Por afinidad ideológica, por un color, por costumbre, herencia o que se yo…. Pero lo que seguro no fue es por los españoles.
Ahora pensaras que “más vale lo malo conocido…”, que todos son iguales, que los nuevos nos llevarán a la ruina, que el sistema es una mierda y que da igual votar o no… Y quizás tengas razón en todo, pero… Lo que han hecho hasta ahora los que están no es suficientes para borrarles del mapa? Yo pensaba que si…

Tú no eres español, porque si lo fueras hoy estarías triste.

Básicamente, la ironía de esto, es que quienes los escriben y comparten se pavonean de ser moralmente superiores, de ser demócratas, tolerantes y gustar de debatir ideas. Peeero eso siempre que apoyes las suyas. Si eres de los otros, no eres español, no eres civilizado, no eres moral… no eres humano. Porque al fin y al cabo, a pesar de todo lo que pretenden, estas personas se consideran en el lado correcto, en el de la verdad. Y ellos pueden determinar quien es español (porque no son nacionalistas y no les importan las fronteras), quien es decente y quien no y quien merece hablar y quien ha de ser silenciado (puesto que son los adalides de la libertad de pensamiento).

Esto no es mas que una muestra de la esencia de fascismo que se esconde tras las izquierdas mas populistas. Eso que se ha dado en llamar identity politics, que hace que tu valor como persona va en función de tus ideas políticas. Olvidémonos de los derechos humanos, de los de opinión etc. Los tendrás, siempre que pienses de la forma correcta.

Hay muchos motivos para estar triste o cabreado por los resultados de las elecciones. También hay motivos para estar mas o menos contento. Aunque decepción podría ser lo mas común. El caso es que hemos asistido (y asistimos) a un espectáculo lamentable, de gente que se vanagloria de ser progresista, de creer en los derechos de las personas, de defender la ayuda a todo aquel que lo necesite, que de repente se siente en el derecho de decir que los viejos deberían dejar de votar (o de existir, así como en risas). Como si esto fuese debido solo a los mayores.

Es como el niño mimado que no acepta que haya hecho algo mal o que este equivocado o que las cosas no salgan como el quiere. Y entonces patalea y berrea, intenta tirar por tierra el triunfo de otros. “Si al final no lo quería porque es una mierda” dice el que ha perdido un trofeo con el que soñaba con desesperación.

La infantilización de la población a través de la política, convirtiéndolo en un enfrentamiento entre hinchas rivales, lleva al fascismo. Comparte raíces. Veremos.

No eres espanol porque no has votado a los buenos

Ideas al vuelo: Veganismo

En general. Dicen que nos creemos superiores a otros animales y por eso los matamos y tratamos como lo hacemos. Pero no. Precisamente eso es lo que hace cualquier animal: matar para comer si dudar ni un momento. El veganismo es la creencia en esa superioridad humana respecto al resto de la naturaleza. También es una forma de superioridad moral, y virtue-signaling.

Me explico. Entiendo la preocupación de mucha gente sobre las condiciones de los animales en las granjas y factorías de carne; entiendo que puede suponer un problema para mucha gente con gran empatía por los animales. Sin embargo, salvo que se encuentre un mejor sistema para ello, eficiente como este, es la única manera de alimentar a la población de forma segura. Porque de otro modo, volveríamos a las épocas no tan lejanas donde la carne solo era accesible a las élites. Y estos mismos que protestan ahora, protestarían por esta otra injusticia.

La carne nos ha ayudado a evolucionar y también nos ha permitido crecer más sanos. Pero uno puede estar sano y ser vegetariano sin problemas, eso también es un hecho. Ahora bien, el veganismo, es el extremo. Puesto que no es simplemente una posición personal, o moral, sino política. Es una ideología, no una elección, que considera que todos los demás que no la siguen, son moralmente despreciables y asesinos. Y ahí es donde el veganismo es irracional y donde esa supuesta igualdad con los animales se muestra como lo que es: una mentira.

El vegano cree que es superior a cualquier otro animal, porque puede prescindir de comer carne como parte de su dieta natural. Cree que está en posición superior de cuidar y salvaguardar la vida de los animales. Si creyese en la igualdad real entre animales y humanos, no tendría problemas en comer carne porque entendería que nuestra naturaleza y la de todos los animales (al menos los omnívoros) nos incita a comer carne. Pero para un vegano, comer carne es un acto criminal, no natural. No tener compasión por animales de granja es ser inhumano para ellos, pero si los humanos somos animales (que lo somos) comer carne es solo una parte de nuestra naturaleza, no un crimen.

Así que concluyo: los veganos no creen que los animales sean iguales que nosotros, creen que son seres a proteger y somos seres superiores. Supongo que su plan incluye enseñar a los carnívoros a comer tofu, como en el famoso capitulo de Futurama. Es puro virtue-signaling mezclado con creencias pseudorreligiosas.

Ideas al vuelo: Veganismo