Trump gana… contra todos

trump

Expertos, politólogos, sociólogos, tertulianos, californistas, humoristas, Wall Street, George Soros, Hollywood, artistas de la farándula, think tanks varios, los medios “prestigiosos”, los millennials, los globalistas, los demócratas y parte de los republicanos decían que era imposible que Donald J. Trump ganara las elecciones presidenciales de Estados Unidos de América.

Pues ha ganado. Y sería divertido hacer un breve repaso por los fallos (vía Libros de Holanda).

Aquí decían que era matemáticamente imposible una victoria de Trump, nada menos. ¡Trump derrotó hasta a las mismísimas matemáticas!

imposible

En The Guardian y en el famoso The New York Times se dio prácticamente por hecho que ganaría Hillary Clinton, incluso con cierta holgura. En cuanto al Washington Post, pronosticó que las probabilidades de conseguir un sillón en la Casa Blanca del republicano eran insignificantes. Mejor no hablemos del pobre Nate Silver.

Tampoco conviene olvidar que incluso una revista científica tan reconocida como Nature llegó a publicar una editorial a favor de Hillary, con lenguaje izquierdista, posicionándose claramente contra Donald Trump. Esto forma parte de una tendencia más general (la academia está llena de progres, para resumir) y que podíamos ver claramente en revistas de “divulgación científica” como Scientific American, que sacaba todos los días noticias así, llegando prácticamente a inventar la ciencia de la trumpología:

trump-cienciatrump-ciencia2

 Además, nuestro politólogo patrio de cabecera, Roger Senserrich, de Politikon, nos ha dejado perlas memorables que ahora podemos interpretar con perspectiva como hooliganismo demócrata y que demuestran, en definitiva, que confiar en la politología tiene sus riesgos. Naturalmente, siempre hay justificaciones ad hoc para todo y podemos hacer como el bueno  de Pepe Fernández-Albertos: cuando la pifiamos (como ya pasó en el Brexit) y nos pillan, respondemos que predecir está sobrevalorado. Y que siga rodando.

Y ahora qué

Pues ahora veremos muchos más artículos de estos mismos politólogos y expertos, pero se van a dividir en dos tipos principales. Por un lado, muchos explicarán cómo ha sido posible que haya ganado, cuando todo estaba en su contra. Los mismos que usaban las encuestas y las “predicciones” de medios “serios” como los anteriores para explicarnos que era imposible que ocurriese. Como la crisis económica del 2008, es muy fácil predecir las cosas a posteriori, pero al menos reflexionarán sobre los errores cometidos. No faltará la autoexculpación y excusas de por qué no predijeron en absoluto esta posibilidad (recordemos que hasta una semana antes de las elecciones seguían diciendo que era imposible).

El segundo tipo de artículos tratará de todas las cosas horribles que van a pasar ahora por culpa de Trump. Esos mismos que no vieron venir lo que iba a ocurrir, son los que nos explicarán por qué el mundo se va a ir a la mierda. Cómo no creerles, ¿verdad? En cualquier caso, tendremos apocalipsis para rato. Dentro de un par de años, cuando el mundo no se haya destruido y nadie haya pulsado ningún botón rojo; cuando todo siga más o menos su curso, todos harán como que nunca dijeron lo que han dicho y seguirán escribiendo artículos presentándose como expertos.

Nadie reconocerá una cosa: que todos esos “expertos” no entienden mucho de la realidad. Sus análisis no son más que sesgos personales racionalizados a posteriori. Estas elecciones en EE.UU. han supuesto un gran cambio para la prensa “profesional”. Concretamente, ha supuesto el desprestigio mayor de los medios, ha mostrado cómo son herramientas de propaganda para sus ideas. Hace un año, no solo daban por imposible a Trump, sino que dibujaban a cualquier posible simpatizante del candidato como varón inculto blanco, de zona rural y con personalidad reaccionaria, racista y misógina. No porque hubiesen hecho un estudio, sino porque eso coincidía con su ideología, con sus creencias y su visión del mundo. También coincidía con las encuestas que iban generando. Esas encuestas que daban la victoria a Clinton con un margen brutal hasta unos días antes de las elecciones. Pero cómo es posible que cambiase tanto la intención de voto…

raceandgender

Como explica Scott Adams, la maquinaria de Clinton se puso en modo acoso y derribo, haciendo que muchos simpatizantes de Trump permaneciesen ocultos, sin dar muestras de su apoyo. Por otro lado, el sesgo propio de esos medios a la hora de hacer las encuestas, medios que dominaban el discurso. En tercer lugar, porque la finalidad de las encuestas no era informar, sino condicionar. Eran usadas como arma política. Pero en el mundo de internet, eso es más complicado. Otro día comentaremos la censura en Twitter, Google news y Facebook de noticias pro Trump, que da para mucho.

No en vano, en internet, surgió la llamada Alt-right, la derecha alternativa. Es un movimiento que llevaba tiempo gestándose, pero explotó en el último año. Y era un movimiento visto con miedo por el establishment, como muestra la campaña brutal que se hizo contra cualquier individuo que se adhiriese a ese movimiento. Descalificaciones y humillaciones públicas, desprestigio e insultos. Se les pintaba como demonios fascistas intentando acallarlos, intentando evitar que la gente escuchase sus argumentos. El problema es que si la gente les escucha después de todo ese ruido contra esta gente y descubre que no es como lo pintan, desconfía de los medios que le han mentido. Y así ha pasado.

Los medios eran una cámara de resonancia donde solo podíamos escuchar las opiniones favorables a Clinton y todo lo demás era xenofobia, racismo y misoginia. El problema es que si la gente se asoma fuera de esa cámara de resonancia y ve que la realidad no es tan horrible, empiezan a surgir dudas y empieza a desconfiar. Al fin y al cabo, esa llamada Alt-right planteaba ideas que resuenan con el concepto que tiene el americano medio de lo que es, o debería ser América. Como dicen muchos análisis, a posteriori, eso sí, los demócratas y las élites llevan años centrados en la clase media urbanita, pasando por completo de las zonas rurales. No necesariamente de los “paletos”, sino de zonas industriales. En esta entrada se desarrolla más esto que decimos.

En conclusión, como Scott Adams llevaba explicando desde hace un año, lo que ha ocurrido es que la gente ha dejado de razonar en estos temas y se ha guiado solo por sus deseos y el wishful thinking. Los demócratas, centrados en los grandes núcleos urbanos, se creían vencedores porque a su alrededor sólo veían y oían las mismas ideas una y otra vez. Y la campaña de Clinton ha consistido en persuasión negativa: pintar a Trump como el nuevo Hitler, como un tipo realmente peligroso e inestable. Trump, por otra parte, ha sido un maestro jugando con eso, consiguiendo portadas cuando decía alguna burrada y obteniendo tiempo en directo para exponer su visión. Y cuando te dicen que alguien es el Anticristo y que ha hecho el ridículo en el debate entre candidatos, pero luego al ver el debate, resulta mucho más razonable, empiezas a pensar que te están engañando. Porque los “análisis” del debate y lo que realmente ocurrió se parecen como una nuez a una castaña.

Trump ha usado una estrategia parecida al jiu jitsu: usando la energía del contrario para vencer. Y el contrario, los demócratas, los medios y la “izquierda” americana, creyéndose en superioridad moral (una tendencia común hoy en la izquierda) ha caído una y otra vez en la trampa (qué tentación de poner “trumpa”).

Si hay que resumir la esencia de estas elecciones americanas es ésta: el establishment (que es demócrata junto con la connivencia de los republicanos tradicionales) y los medios han sido derrotados. Y eso sí va a cambiar muchas cosas.

Como regalo final, fijaos en cómo veían las cosas al principio respecto a Trump.

 

Anuncios
Trump gana… contra todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s