Descubriendo la caza de brujas: las víctimas de los SJWs

Parece que se hace justicia, poética, quizá. Tal vez no sirva de mucho, pero es importante que se sepa, que se aclare quién mintió y quién manipulo la verdad para expulsar a aquellos que pensaban diferente o que cometieron el terrible crimen de hacer una broma que no gustó. Revisemos el asunto: hace un tiempo, se montó un escándalo con unas supuestas declaraciones sexistas de Sir Tim Hunt, científico reconocido de la UCL. La que denunció públicamente los hechos, era Connie St. Louis, profesora de periodismo científico de la UCL también. Todo el asunto se convirtió en un linchamiento publico, desprecio a la figura del científico y búsqueda de su expulsión. Hunt decidió al final, tras tanta presión, renunciar a su puesto y marcharse a Japón a empezar de cero.

Fueron meses en que se movieron los típicos grupos feministas clamando contra el tremendo sexismo en la ciencia, lo atroces y opresivos que eran los científicos con las mujeres en ese entorno y lo poco integradoras que eran las instituciones.

Después se descubrió que fueron comentarios enmarcados dentro de un brindis, con carácter humorístico, y que los asistentes así lo entendieron. Se oían risas. Pero bastó una SJW para tirar por la borda la carrera de un gran científico y difamar y destruir su reputación. Como ya dijimos, a esta gente el humor no le gusta y quieren un mundo gris. Es decir, los victimistas de siempre que son en realidad victimarios.

¿Y por qué ha decidido la universidad prescindir de sus servicios? Pues imagino que una persona como ésta, que cree ser la guía y autoridad moral en el mundo, que tras su grandiosa victoria contra Hunt se vio refrendada y crecida, debe ser una persona muy difícil de lidiar. Estoy seguro, aunque sin datos que lo confirmen, que ha de ser un infierno estar en un entorno de trabajo junto a alguien así. En esencia, lo que ocurrió con Tim Hunt muestra una cosa: se trata de una persona intolerante con cualquiera que diga algo incorrecto según su visión del mundo, intolerante con quien no suscriba al 100% sus principios. Y eso es un horror. Así que habrán esperado a la primera oportunidad para darle puerta sin que sea fácil acusarles de misoginia, discriminación o cualquier otra acusación que este tipo de individuos siempre usan para evitar la autocrítica.

Anuncios
Descubriendo la caza de brujas: las víctimas de los SJWs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s