Let them fight!

Una muestra de que hoy en día, los movimientos “sociales” y sus protestas, son una competición para ver quien es mas victima que los demás. Estamos en una era en que lo glorioso y la meta a la que se aspira, no es hacer grandes cosas ni ayudar a otros, no es descubrir la cura contra enfermedades ni solucionar problemas acuciantes. El objetivo al que se aspira es ser la mayor victima posible. Una competición inquietante por absurda. La enfermedad mental como trofeo.

The post, written by a black activist from Brooklyn who is a march volunteer, advised “white allies” to listen more and talk less. It also chided those who, it said, were only now waking up to racism because of the election. “You don’t just get to join because now you’re scared, too,” read the post. “I was born scared.”

Así están las cosas. Ya no basta con luchar por supuestos derechos o hacer marchas para que “alguien” les salve de los peligros que afrontan por el hecho de vivir (si buscáis argumentos claros sobre su opresión, veréis que es todo difuso, sin evidencias, simplemente feeeeelings). Resulta que las tácticas para silenciar la conversación que han usado habitualmente contra los hombres (blancos, heterosexuales, esos privilegiados), los usan ahora entre ellas:

A young white woman from Baltimore wrote with bitterness that white women who might have been victims of rape and abuse were being “asked to check their privilege,” a catchphrase that refers to people acknowledging their advantages, but which even some liberal women find unduly confrontational.

Algo similar a lo que os contábamos en esta entrada, que básicamente se trata de una lucha de estatus. Lo miserable es que el estatus que busca esta gente no es uno que señale sus obras, sus logros o el esfuerzo que han puesto en algún proyecto para ayudar a los demás o mejorar el mundo en algún aspecto (por mundano que sea). El signo de los tiempos es que el estatus es el de ver quién lo tiene peor, quién sufre más opresión (invisible, casi imperceptible, hasta que estos amablemente te lo cuentan). Es decir, el estatus de quién llora más o está más jodido e indefenso. Esto es lo que me hace pensar que habrá un cambio: o espabilamos o bien otras culturas menos preocupadas con el buenismo humanista idiota se encargarán de mostrarnos lo que es ser víctimas relegándonos al olvido. Una civilización no puede sobrevivir si solo está compuesta por autovíctimas.

https://milo.yiannopoulos.net/2017/01/womens-march-woes-black-activists-tell-white-activists-check-privilege/

Anuncios
Let them fight!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s