Vuelve el fascismo, pero por el lado que no te crees

El problema del fascismo es que siempre ha estado latente pero mirábamos al lado equivocado. Pensábamos que el fascismo vendría por la derecha, cuando su origen y el lugar de donde provendrá, es desde la izquierda. Movimientos populistas, el pueblo por encima del individuo y el Estado como organizador y gran director de todo ello. Poco a poco, se permiten censuras, pequeñas al principio, de las opiniones que son feas, o intolerantes o racistas. No se contestan, sino que se silencian porque es lo correcto. Poco a poco, la deriva va llevando a censurar otras opiniones por las mismas razones aunque no tengan que ver tan directamente. Si tienes objeciones a abrir las puertas a los refugiados porque plantean una serie de retos que no se han tenido en cuenta, eres un racista y has de ser censurado; si no estás de acuerdo con medidas como el salario universal, eres un neoliberal que quiere tener semi-esclavos.

No se analizarán los argumentos aportados ni se propondrán razones para oponerse a esos argumentos. Simplemente se usará el desprestigio (machista, racista, homófobo… opresor en general) y el insulto para evitar y enterrar el debate antes de que asome. Y eso, aunque los habitantes de la burbuja irreal que es la izquierda hoy en día se sorprendan, es uno de los pilares del fascismo. La falta de libertad de expresión de tus ideas, sin entrar ya en la posibilidad de debatirlas. Artículos como este no dejan de ser abundantes y curiosos: la desconexión de la realidad es enorme. Además, la incapacidad de entender los argumentos de aquellos que piensan distinto a él hacen que piense que son fascistas malvados comeniños. Es decir, la incapacidad de entender al contrario (que no significa estar de acuerdo, sino entender sus razonamientos y motivos). Interesante también que haga referencia a que el mainstream es quien está permitiendo el auge de estos movimientos calificados de fascistas, cuando el mainstream es precisamente su posición, escribiendo en un blog donde puede enlazar multitud de otros medios de comunicación mainstream que argumentan y piensan igual que el escritor. Leed el artículo si no lo habéis hecho aún, y vayamos por partes.

la legitimidad de tipos como Trump o Le Pen no procede de una atracción repentina por una nueva marca de populismo de derechas, sino de la amplia legitimación de sus principales puntos de vista por parte de la política dominante.

Primera actitud claramente intolerante: no es que la gente apoye a estos tipos, (porque eso implicaría tener que entender por qué, y eso es muy peligroso), sino que los políticos dominantes legitiman sus principales puntos. Esto es directamente negación de la realidad. Ambos tipos son un problema grande para sus enemigos políticos, puesto que pueden perder una base importante de apoyo. El gran éxito (y peligro para la política dominante) es que son outsiders. No pertenecen al establishment político y, por tanto, pueden romper con los pactos no escritos que tienen las diferentes facciones. Esas reglas de juego pactadas de forma tácita en la profesión que grupos como Podemos podía quebrar (y crear también un buen problema para la llamada casta). Y es absurdo pretender que los políticos dominantes legitiman sus principales puntos de vista, puesto que si uno se informa mínimamente de lo que dice cada uno y de los debates que tienen, descubre que tanto Trump como LePen están en el ojo del huracán, y tienen en contra incluso los de su mismo partido. En concreto, los republicanos en el caso de Trump que incluso habiéndose retirado ya de la carrera presidencial, siguieron intentando tumbar al del flequillo, negándole apoyos y boicoteándolo todo cuanto puedieron. Ataques personales incluidos. Es delirante la ignorancia (voluntaria o involuntaria) con la que abre el artículo.

Lo siguiente que viene es una lista de acusaciones que explica (o intenta explicar) a los liberales porqué provocaron ellos la llegada de Trump.

  • Cuando deshumanizasteis al pueblo de Afganistán e Iraq de manera que sus víctimas no merecían ni contarse.
  • Cuando aplaudisteis los ataques con drones contra ‘hombres en edad de combate’ sin nombre.
  • Cuando insististeis en que era *imprescindible* mantener una ‘conversación sincera’ sobre los ‘extremistas musulmanes’.
  • Cuando preguntasteis con absoluta ignorancia: “¿Dónde están las voces musulmanas que condenan a X, Y y Z?”
  • Cuando señalasteis algo llamado la ‘comunidad musulmana’ por tener un ‘problema’ con la ‘radicalización’.
  • Cuando justificasteis todo esto al jurar que no estabais en contra del *Islam*, solo del *islamismo*.
  • Sí, liberales occidentales, cuando hicisteis todo esto y más, fuisteis los teloneros encargados de preparar el escenario para el concierto que no está dando actualmente de Donald Trump.

Como es habitual en estos exabruptos basados en el buenismo idealista en lugar del sentido común, mezcla unas cosas con otras.En primer lugar, asume que todos los “liberales” miraron para otro lado respecto a las guerras de Iraq y Afganistan. Un hombre de paja de libro. Luego suelta unas perlas que no son más que frases que implican la censura de pensamiento: mantener una conversación sobre extremistas musulmanes no sería insensato. Es necesario para determinar realmente si el problema surge en la religión (de partes concretas del mundo) o de otro tipo.

Pero no, no está permitido porque rebatiría el discurso oficial del buenismo y la izquierda, a saber: que los europeos somos muy malos por COSAS, y por tanto todo lo malo que pasa en el mundo es nuestra culpa y la religión cristiana es la peor y las demás son religiones de paz. Personalmente, creo que todas las religiones tienen un componente peligroso de fanatismo en su interior, pero la idea es ofrecer la imagen que lo nuestro es lo peor. Así que cuestionar el peligro que pueda suponer la radicalización islamista es siempre contestada con meas culpas y falacias sobre lo malos que hemos sido siempre.

Desde hace mucho tiempo, los musulmanes están pagando los platos rotos del nuevo fascismo, pero la gran desconexión política tiene fecha anterior a su dilema actual.

Dos asunciones equivocadas: primera, que sin Occidente no habría habido guerras en esos países. Eso puede ser cierto en algunos, como Irak. Pero en Siria, el conflicto empezó antes y, de hecho, Occidente se ha metido cuando ISIS ha empezado a controlar ciudades importantes y a avanzar en el dominio del país. Por otro lado, una zona en tensión como Oriente Medio y África no necesita de Occidente para declarar guerras. Y por otro lado, ¿qué platos están pagando? ¿qué musulmanes en particular? ¿Los que viven en Europa o los que viven en esos países? Parece ciego al hecho de que el problema es la radicalización de grupos musulmanes que también atacan Europa de manera cada vez más regular, sin que el autor o los políticos sean capaces de actuar medianamente bien. Estamos indefensos ante esos grupos cada vez más poderosos y estos idiotas sólo dicen que hay que abrir más los brazos y ser aún más buenos. El complejo de autoasco no tiene límite…

Luego viene la llorera habitual de que el neoliberalismo cada vez es más fascista, destruye más la democracia y no sé cuantas cosas más. Todo eso mientras escribe en un medio de comunicación y vive de ello, sin represalias de ningún tipo, y criticando a diestro y siniestro. Todo mientras opiniones como la que estamos expresando aquí han supuesto el despido del trabajador en medios más grandes. Este señor se siente más oprimido que antes, pero no sufre ninguna consecuencia. El problema es que se siente más solo, porque la burbuja se empieza a pinchar y la gente ya no compra sus falacias. Él y los medios afines a su pensamiento, están imponiendo una censura sobre los temas que se pueden poner sobre la mesa y cuáles son tabú, quién puede opinar (si tiene la opinión “correcta”) y quién es un neofascista si osa tocar esos temas. Aún así, este “librepensador”, este adalid de la democracia, suelta esta joya

el neoliberalismo desenfrenado, un creciente autoritarismo, el vaciamiento de la democracia, la degradación del derecho internacional y, últimamente, una vuelta al populismo racista.

La mayor opresión y menor democracia se basa es que la gente ya no piensa como él. El problema, la destrucción del mundo libre, parece tener la causa en que la gente piensa libremente si piensa como él y como todos los mass media de su cuerda. Si piensan diferente, entonces son autoritarios, antidemócratas y malas personas en general. Básicamente, los neofascistas están en ascenso. ¿Y quienes son esos? ¿Son un grupo de unos cuantos con contactos en el poder que manipulan al mundo en la sobra? ¿O son solo los ciudadanos de a pie que se transforman en neofascistas si no piensan como el?

No lo aclara, porque eso sería posicionarse demasiado. Esta es una técnica que llevan usando muchos años de forma eficaz. La llamada a la vergüenza ha de ser anónima, para que todos saltemos rápido y nos declaremos anti-neofascistas. Así, ya no diremos esas cosas que según el autor son propias de neofascistas. Y en vez de censurar a nadie, activa (o lo intenta) los mecanismos de autocensura. De esa forma, no hay voces en contra y puede alegar que somos todos buenos y pensamos todos igual ante la falta de disensiones. Como todos los regímenes fascistas en sus inicios. Buen movimiento.

La guerra contra el terror

Aquí tiene un buen punto. Aunque mezcla muchos hechos distintos en distintas zonas del mundo y realizadas por distintos actores antagónicos, la guerra contra el terror como tal, si fue un movimiento claro para generar miedo y tener manos libres para actuar a diestro y siniestro. Pero se olvida que Obama mantuvo la política de Bush en ese sentido (siguen tropas en esos países, ha comenzado un par de guerras mas, ha deportado mas inmigrantes que otros, ha aumentado el bombardeo con drones… nada mal para un premio Nobel de la Paz), la mayoría de gobiernos europeos que sustentaron esa política y que la mantienen hoy en día son socialdemócratas. Pero esto es algo que omite de forma voluntaria. O quizá debido a su disonancia cognitiva.

Por otro lado, dice que hay que contrarrestar el concepto de “contra nosotros o con nosotros”. Totalmente de acuerdo. Pero para eso, el autor y quienes piensan como él deben abandonarla primero.

Deben dejar de acusar de racista o fascista a quién piense diferente, deben dejar de censurar y acusar de neofascista a quién, como aparecía antes, tiene dudas sobre el problema de los refugiados, de la religión musulmana y de temas candentes. Porque él es el primer usuario de “conmigo o contra mí” que nos encontramos. O piensas como él o eres un racista, o xenófobo o fascista.

Con la emergencia del Estado Islámico y la transformación de la ‘guerra contra el terror’ en una “guerra contra el extremismo”, más amplia (y mucho más perniciosa), sus mensajes cada vez se parecen y se unifican más:

 

  • Hay dos tipos de musulmanes: los moderados que practican su religión de manera pacífica y comparten sus valores, y los extremistas/islamistas que interpretan el islam como una ideología política, rechazan nuestros valores y pretenden imponer la ley de la sharia a las personas musulmanas y no musulmanas;

  • La corrección política y la tolerancia multicultural han debilitado la defensa de nuestros valores y, por tanto, ayudado a la causa de las personas musulmanas extremistas;

  • Hemos padecido el terrorismo a causa del extremismo islamista;

  • Ahora necesitamos apartar las sensibilidades multiculturales y endurecer la oposición al extremismo islamista.

Quizá el motivo es que ES VERDAD. El buenismo idiota y la ignorancia, así como visualizar el mundo a través de un prisma únicamente ideológico no ayuda a entenderlo, sino a empeorarlo. Vemos aquí una censura velada, un “conmigo o contra mí” estúpidamente obvio.

Todos son puntos razonables, para comenzar una discusión al menos, pero el autor indica implícitamente que como oses pensar o plantear alguno de estos argumentos, eres de los otros, están contra el bien. Racista, neofascista, xenófobo. Es la mejor manera de cerrar un debate: no permitiendo ni siquiera que empiece. Así no hace falta tener argumentos ni razones ni analizar la realidad. Sólo basta la ideología.

Aparte de que el punto que pretende pintar como neofascista, el que dice “Hemos padecido el terrorismo a causa del extremismo islamista;” lleva implícito ese sentimiento de culpa eterno de la izquierda europea, ese asco a nuestra cultura y nuestro pasado. Puesto que lo que va implícito es que decir eso es racista o fascista porque de alguna manera, nos lo merecemos (el terrorismo islamista) porque somos malos.

En entrada sobre censura en medios alemanes, vemos la verdadera cara del fascismo. Socialdemócrata y mainstream: “We must, we are told, report in such a way that serves Europe and the common good.”

Su ignorancia respecto a lo que es el fascismo, que para él es todo lo malo, sin matices; conexiones absurdas entre hechos azarosos y desconectados y el tipico hombre de paja. Ese es el resumen de su artículo y el resumen, en general, del pensamiento dominante de los medios y de la corrección política.

Conclusión

Este es el pensamiento dominante. No son luchadores de la libertad jugándose nada, sino apesebrados del sistema repitiendo los mantras de siempre. Usando las técnicas ya probadas del fascismo: uso de la vergüenza para censurar opiniones antes de que comience un debate, insinuando que quién ose plantear el debate es gente de la peor calaña; repetir mentiras mil veces para convertirlas en mentiras; presentarse como alguien valiente por decir unas “verdades” que, en realidad, son mantras del discurso dominante.

Y todos esos artículos y opiniones que dicen que cada vez la gente es más fascista, racista, peor en general, lo único que señalan es la desesperación de esta gente al ver que su influencia es cada vez menor. Las personas de a pie son capaces, cada vez más, de ver como la realidad constantemente contradice las “verdades” que cuenta esta gente. Y al ver esa realidad, empiezan a plantearse los dogmas (del que este artículo es un referente, porque los contienen todos). Eso es el “fascismo” que dicen que vuelve: para ellos fascismo significa que ya no les creemos y se están volviendo irrelevantes. Y como buenos social justice warriors, en lugar de replantearse sus ideas, redoblan esfuerzos para hacernoslas tragar.

Vuelve el fascismo, pero por el lado que no te crees

El éxito de lo incorrecto

Hoy en día, romper con lo políticamente correcto da, inevitablemente visibilidad y fama, reconocimiento. La pregunta es ¿por qué es así? ¿Es que la gente es mala? ¿O ha empeorado con los años? No, el problema es que en los inicios de la corrección política tal como la conocemos, del cambio social que conllevaba, tenia sentido. Se trataba de eliminar ciertas tendencias y pensamientos anticuados. El racismo (ni interiorizado ni micro-racismo, sino puro y duro racismo a la vista de todos), la homofobia, etc. Pero ha llegado un momento en que no se puede criticar. No ya protestar o admitir públicamente estar en contra de algo (matrimonios gays, aborto… hay muchos temas), sino hacer una critica constructiva.

Cuando se llega a ese punto, se está en una dictadura social. No se es libre de opinar y decir algo en público sin sufrir las consecuencias, que consisten en un acoso y derribo por parte de turbas digitales y no digitales que desprestigian tu carrera, te hacen perder el trabajo o incluso tu casa. Solo por expresar una idea u opinión contraria a la Opinión Correcta. Eso es opresión y censura. Y los que oprimen son los mismos que se quejaban hace años de no poder expresarse libremente. Al final, se trata de una carrera a ver quién llora mas para conseguir ser la Víctima Oficial. Una vez conseguido, cualquier crítica es pintada como un abuso. Puesto que al ser supuesta victima, se está indefenso. Salvo que es al contrario.

En estas circunstancias, resulta que alguien decide levantar la voz. No tienen nada que perder o les da igual. Y, sorprendentemente (o no), una cantidad enorme de personas apoyan y aplauden a ese nuevo vocero. (Como por ejemplo, Ojeda). Todos se sorprenden de que diga esas cosas y la gente le aplauda. Les llaman idiotas e incultos, intentan crear una mala percepción de aquellos que siguen a quien ha roto las reglas, para usar la vergüenza social y evitar que gane más influencia. El problema no es ese. El problema es que esas personas llevaban tiempo sintiéndose diferentes. Veían el mundo, veían lo que les rodeaba y veían la historia que les contaban. Y nada encajaba. Pensaban que estaban solos y nadie mas veía lo que ellos veían… hasta que aparece esa nueva Voz. Y se sienten aliviados. Se ha hecho una brecha en la pared y se ve el otro lado. Cada vez más personas se unen a las criticas, a las dudas y a los nuevos planteamientos.

Y no es que compartan todo lo que se dice. Es que comparten la idea de que cualquier concepto o principio social TIENE que ser susceptible a crítica. Y disfrutan del hecho de que alguien haga una critica fuerte y completa a uno de los muchos temas tabú, aunque no estén de acuerdo con ella. Disfrutan la libertad, es lo que les atrae.

Feminismo, inmigración, aborto, economía y política. Esta censura abarca todo y, por tanto, la contrarreacción también abarca todos los ámbitos. Creo que puedo nombrar (y en el blogroll lo tendreis pronto) al menos un blog que critique o ponga en tela de juicio los aspectos mas normalizados de los temas que he escrito.

El éxito de lo incorrecto

Conocimiento: Los enemigos del comercio y Antonio Escohotado

Esta trilogía esta en mi lista de futuras compras. Un análisis histórico, social, político y económico como no hay otro sobre el origen del comercio, la filosofía y sentido detrás de él y también, de sus enemigos. No he leído aún la obra, que se plantea enorme, pero ya ha generado un interés extremo. Creo que es imprescindible para conocer el mundo y entender mejor los sistemas económicos, ir a las raíces de todos los principios que damos por hechos hoy en día.

Creo que iré poniendo entradas en el blog sobre libros que creo merecen ser leídos sin excusa, y los motivos de ello. Ya recomendamos por aquí alguna vez el libro de Jonah Goldberd Fascism Liberalism, que es un estudio de la historia y origen del fascismo (con sus ramas particulares como el nazismo) y donde se encuentra la semilla de esta ideología. La respuesta, como muchos ya sospechaban, esta en los movimientos colectivistas. Una de las ideas básicas de la izquierda hoy en día. Pero dejando eso de lado, este estudio de Escohotado también trata el comunismo, al ser uno de los mayores enemigos del comercio de los tiempos modernos.

Por ahora, y para ver si os entran tantas ganas de leer la obra como a mi, os dejo la entrevista que le hace Jimenez Losantos (figura también polémica en tierras patrias por su vehemencia anti-izquierdista). Es una entrevista brillante, aunque uno no estuviese de acuerdo sobre las ideas en si. Solo la primera parte, porque aun no han publicado las otras dos que quedan. Una parte por libro.

Conocimiento: Los enemigos del comercio y Antonio Escohotado

Gender Gap y discriminación fantasma

No hace falta comentar mucho, aparte de que es una muestra de los sesgos ideológicos en los estudios que hablan de “la discriminación a las mujeres por ser mujeres”. Claro que no contaban con que la discriminación podía ser positiva. El análisis final es muy interesante. Conclusión: no habría un sesgo sistemico, sino de tendencias relacionadas con el sexo del individuo a la hora de afrontar el fracaso o el rechazo.

Contrary to what we expected (and probably contrary to what you expected as well!), masking gender had no effect on interview performance with respect to any of the scoring criteria (would advance to next round, technical ability, problem solving ability). If anything, we started to notice some trends in the opposite direction of what we expected: for technical ability, it appeared that men who were modulated to sound like women did a bit better than unmodulated men and that women who were modulated to sound like men did a bit worse than unmodulated women.

We built voice modulation to mask gender in technical interviews. Here’s what happened.

Gender Gap y discriminación fantasma

Let them fight!

Una muestra de que hoy en día, los movimientos “sociales” y sus protestas, son una competición para ver quien es mas victima que los demás. Estamos en una era en que lo glorioso y la meta a la que se aspira, no es hacer grandes cosas ni ayudar a otros, no es descubrir la cura contra enfermedades ni solucionar problemas acuciantes. El objetivo al que se aspira es ser la mayor victima posible. Una competición inquietante por absurda. La enfermedad mental como trofeo.

The post, written by a black activist from Brooklyn who is a march volunteer, advised “white allies” to listen more and talk less. It also chided those who, it said, were only now waking up to racism because of the election. “You don’t just get to join because now you’re scared, too,” read the post. “I was born scared.”

Así están las cosas. Ya no basta con luchar por supuestos derechos o hacer marchas para que “alguien” les salve de los peligros que afrontan por el hecho de vivir (si buscáis argumentos claros sobre su opresión, veréis que es todo difuso, sin evidencias, simplemente feeeeelings). Resulta que las tácticas para silenciar la conversación que han usado habitualmente contra los hombres (blancos, heterosexuales, esos privilegiados), los usan ahora entre ellas:

A young white woman from Baltimore wrote with bitterness that white women who might have been victims of rape and abuse were being “asked to check their privilege,” a catchphrase that refers to people acknowledging their advantages, but which even some liberal women find unduly confrontational.

Algo similar a lo que os contábamos en esta entrada, que básicamente se trata de una lucha de estatus. Lo miserable es que el estatus que busca esta gente no es uno que señale sus obras, sus logros o el esfuerzo que han puesto en algún proyecto para ayudar a los demás o mejorar el mundo en algún aspecto (por mundano que sea). El signo de los tiempos es que el estatus es el de ver quién lo tiene peor, quién sufre más opresión (invisible, casi imperceptible, hasta que estos amablemente te lo cuentan). Es decir, el estatus de quién llora más o está más jodido e indefenso. Esto es lo que me hace pensar que habrá un cambio: o espabilamos o bien otras culturas menos preocupadas con el buenismo humanista idiota se encargarán de mostrarnos lo que es ser víctimas relegándonos al olvido. Una civilización no puede sobrevivir si solo está compuesta por autovíctimas.

https://milo.yiannopoulos.net/2017/01/womens-march-woes-black-activists-tell-white-activists-check-privilege/

Let them fight!

Descubriendo la caza de brujas: las víctimas de los SJWs

Parece que se hace justicia, poética, quizá. Tal vez no sirva de mucho, pero es importante que se sepa, que se aclare quién mintió y quién manipulo la verdad para expulsar a aquellos que pensaban diferente o que cometieron el terrible crimen de hacer una broma que no gustó. Revisemos el asunto: hace un tiempo, se montó un escándalo con unas supuestas declaraciones sexistas de Sir Tim Hunt, científico reconocido de la UCL. La que denunció públicamente los hechos, era Connie St. Louis, profesora de periodismo científico de la UCL también. Todo el asunto se convirtió en un linchamiento publico, desprecio a la figura del científico y búsqueda de su expulsión. Hunt decidió al final, tras tanta presión, renunciar a su puesto y marcharse a Japón a empezar de cero.

Fueron meses en que se movieron los típicos grupos feministas clamando contra el tremendo sexismo en la ciencia, lo atroces y opresivos que eran los científicos con las mujeres en ese entorno y lo poco integradoras que eran las instituciones.

Después se descubrió que fueron comentarios enmarcados dentro de un brindis, con carácter humorístico, y que los asistentes así lo entendieron. Se oían risas. Pero bastó una SJW para tirar por la borda la carrera de un gran científico y difamar y destruir su reputación. Como ya dijimos, a esta gente el humor no le gusta y quieren un mundo gris. Es decir, los victimistas de siempre que son en realidad victimarios.

¿Y por qué ha decidido la universidad prescindir de sus servicios? Pues imagino que una persona como ésta, que cree ser la guía y autoridad moral en el mundo, que tras su grandiosa victoria contra Hunt se vio refrendada y crecida, debe ser una persona muy difícil de lidiar. Estoy seguro, aunque sin datos que lo confirmen, que ha de ser un infierno estar en un entorno de trabajo junto a alguien así. En esencia, lo que ocurrió con Tim Hunt muestra una cosa: se trata de una persona intolerante con cualquiera que diga algo incorrecto según su visión del mundo, intolerante con quien no suscriba al 100% sus principios. Y eso es un horror. Así que habrán esperado a la primera oportunidad para darle puerta sin que sea fácil acusarles de misoginia, discriminación o cualquier otra acusación que este tipo de individuos siempre usan para evitar la autocrítica.

Descubriendo la caza de brujas: las víctimas de los SJWs

Refugiados, islamofobia e ideología de auto-odio

El tema de los refugiados es un tema ideológico, no humanitario. Es un tema que, a pesar de estar provocando muchos problemas de convivencia, así como un aumento de la violencia, sigue siendo tabú y censura con tal de mantener los principios de la ideología que lo sustenta. Mientras tanto, los disturbios siguen y los problemas y la violencia sufrida principalmente por la población local que pretende ayudar, sigue sin solucionarse. Y sí, violencia por parte de ciertos individuos refugiados.

El principal problema no es la ayuda humanitaria en sí, sino el poco control y sentido común a la hora de abrir las fronteras. ¿En serio nadie pensaba que metiendo en un periodo corto de tiempo, un millón de personas o más no iba a provocar problemas? ¿En serio nadie pensó que quizá se produciría un efecto llamada que atraería, no sólo refugiados de Siria, sino más personas que quisieran entrar en uno de los países más ricos de Europa? ¿Y nadie pensó que eso atraería también problemas y violencia?

El caso es que por una vez, la desgracia no ha golpeado solo a los ciudadanos de a pie. Esta vez ha golpeado a uno de los políticos más a favor de la acogida indiscriminada de “refugiados”. Bueno, concretamente a su hija, que ha sido violada y asesinada por un “refugiado de la guerra siria” que resultó ser de Afganistán.

En una situación así, uno esperaría que el gobierno anunciase su compromiso con mantener la seguridad de sus ciudadanos, con investigar el crimen y procurar medios para evitar sucesos parecidos. No es islamofobia, sino sentido común, el que se produzcan estos tipos de sucesos cuando un millón de personas de origen incierto han entrado en un país. Pero no. La ideología multicultural es la nueva religión sin dioses y el gobierno ha hecho algo interesante: en lugar de descubrir medios para proteger a la población, ha decidido advertir a sus ciudadanos que vigilarán las redes sociales para censurar y cortar discursos de odio y de islamofobia Es decir, nada de tranquilizar a la población procurando mejorar la seguridad, sino amenazar a sus ciudadanos, que si sienten furia o rabia por el triste suceso (uno de muchos ya) tengan cuidado.

Crímenes como este, y otros incidentes violentos, se han dado en centros de acogida, en Año Nuevo del pasado año, en conciertos… En Suecia cambiaron la ruta del desfile del orgullo gay, porque en un barrio de mayoría musulmana surgía la amenaza de ataques y disturbios; el nivel de incidentes violentos no tiene precedente reciente y los agentes de policía están renunciando a su trabajo. Así con todo. La ideología que, no solo niega la naturaleza humana, sino que niega la realidad. Una ideología que hace que sus ciudadanos sean extremadamente permisivos y tolerantes con otras culturas que, sorpresa, resultan no ser tolerantes de igual manera. Renunciar a la tolerancia por ser tolerantes… el absurdo hecho realidad.

Para quienes aún piensen que somos islamófobos, que odiamos y que el tema de los refugiados no provoca tantos problemas, que es solo una exageración de medios racistas, comentar que la misma Merkel anunció que deportaría algunos de los inmigrantes que llegaron. Incluso para el gobierno promotor de este buenismo absurdo, defendiendo su política a capa y espada, se hace insostenible la situación.

En realidad, los que apoyan el “Refugees Welcome” son clasistas porque hablan desde el confort de su hogar, sin enfrentar los problemas que ocurren. Y creen ser superiores a los pobrecitos inmigrantes. Es curioso ver a progresistas, feministas, multiculturalistas… defender la idea de dejar pasar gente de una cultura y religión que es todo lo contrario a lo que ellos piensan. Porque no, los musulmanes que viven en Europa son tolerantes, pero no los que viven en países de Oriente medio. Y no, no necesitan ser de ISIS para pensar que la homosexualidad es una enfermedad y que las mujeres no merecen los mismos derechos.

Refugiados, islamofobia e ideología de auto-odio